Notas de Bruselas

Presentación

Raimon Obiols publica en este blog sus comentarios sobre la actualidad.

Twitter

App para iPhone


Raimon Obiols NdB

Etiquetas

Traductor

Últimas noticias

Blogs y enlaces

  • RSS
  • Atom
  • « | Inicio | »

    La Convenció pel Futur y el malestar político

    Publicado por Raimon Obiols | 16 Agosto, 2007


    Imprimir Imprimir

    El estudio «Índice de la satisfacción política en Cataluña», que acaba de publicar el Centro de Estudios de Opinión del Instituto de Estadística de Cataluña, podría titularse perfectamente «Índice de la insatisfacción política en Cataluña». El 59,8% de los encuestados, en efecto, se declara “insatisfecho” con la política, un porcentaje que se ha incrementado en 5,6 puntos en los últimos cuatro meses.

    El estudio del CEO describe así los criterios que se han utilizado para agrupar en cuatro categorías las opiniones de los encuestados: «La tipología de la satisfacción ciudadana es elaborado a partir del cruce de dos variables de la satisfacción política: la coyuntural y la estructural. Como resultado, se pueden definir cuatro perfiles diferenciados de individuos. Los integrados satisfechos son los que se encuentran satisfechos estructuralmente y, por lo tanto, integrados en el sistema político y, además, se muestran satisfechos con la coyuntura política. Los integrados insatisfechos son los que se encuentran satisfechos estructuralmente, pero se sienten insatisfechos o críticos con la situación política actual. El grupo de los desvinculados satisfechos son los que a pesar de mostrarse insatisfechos estructuralmente, se sienten satisfechos con la situación política actual. El último grupo es el de los que se encuentran insatisfechos tanto estructuralmente como coyuntural, los desvinculados insatisfechos».

    Sobre esta base, los porcentajes son los siguientes: Integrados satisfechos 27,4%; integrados insatisfechos 12,7%; desvinculados satisfechos 23,5%; desvinculados insatisfechos 36,4%. Según el CEO, estos datos, muestran «una evolución destacable» con respecto al últimos estudio, efectuado el mes de marzo pasado. Dice el CEO: «Si entonces la diferencia entre los desvinculados insatisfechos, y los integrados satisfechos -el grupo diametralmente opuesto al anterior- era de tanto solos 3 décimas, actualmente el descenso de los integrados satisfechos ha hecho que esta diferencia se haya ensanchado de nuevo hasta situarse en 9 puntos a favor de los desvinculados insatisfechos. Entre las posiciones centrales, el porcentaje de desvinculados satisfechos también ha experimentado una ligera bajada, pasante del 25,6% al 23,5% actual. Mientras que, por su parte, el grupo de los integrados insatisfechos ha aumentado en 1,4 puntos pasando del 11,3% al 12,7%».

    En Cataluña ha crecido pues, en los últimos meses, el malestar político, que el barómetro del CEO define como «el descontento de los ciudadanos con la situación política y económica en general, así como hacia los partidos y los políticos en su conjunto». Sin duda los crujidos de las infraestructuras, las catastróficas averías eléctricas y ferroviarias, los colapsos de las autopistas y del aeropuerto, etc., tienen mucho que ver. Pero sería un gravísimo error que en el mundo político no comprendiera que el problema es más de fondo, más complejo, más alarmante, y que no podrá resolverse ni con parches ni con improvisaciones.

    Este barómetro del CEO es una señal más, que viene a añadirse a muchas otras. No indican una “despolitización” de nuestra sociedad. Indican una demanda de otra política, de una renovación radical de la «política realmente existente», de sus instrumentos y de sus objetivos, de su comunicación y de su sentido, de su relación con la sociedad. Todo eso requiere urgentemente una amplia discusión en Cataluña, en la que la Convenció pel Futur puede jugar un papel especialmente eficaz, si sabe hacer las cosas bien. Es decir: si sabe ponerse generosamente al servicio de los ciudadanos, si sabe ser coherente con los valores de la izquierda, y si sabe desarrollar un debate de fondo, no para divagar, sino para concretar. El trabajo es apasionante, porque detrás de señales como el de este estudio del CEO no hay sólo elementos de preocupación. Se avistan posibilidades para nuevos comienzos.

    Categorias: Política catalana | Sin Comentarios »

    Comentarios

    Security Code: