Notas de Bruselas

Presentación

Raimon Obiols publica en este blog sus comentarios sobre la actualidad.

Twitter

App para iPhone


Raimon Obiols NdB

Etiquetas

Traductor

Últimas noticias

Blogs y enlaces

  • RSS
  • Atom
  • « | Inicio | »

    Fútbol, altura y “división internacional del trabajo”

    Publicado por Raimon Obiols | 4 Julio, 2007


    Imprimir Imprimir

    Nuestro colega  Antonio Massip, ex-alcalde de Oviedo y estupendo compañero, estuvo de baja en el PE durante unas semanas, pero no descansó. Nos envió vía SMS el encargo de seguir el tema del veto de la FIFA a los partidos internacionales en estadios situados a más de 2.500 m. de altura. Cosa que hemos hecho. 

    Ayer, con María Badia, tuvimos una interesante conversación con el embajador de Bolivia ante la Unión europea, Cristian Inchauste Sandoval. El embajador conoce bien el tema, no sólo porque es representante de un país muy afectado por la decisión de la FIFA, sino porque él mismo ha sido futbolista. Lo demostró enviándonos, dos horas después de nuestra entrevista, una carta explicando muy bien sus argumentos. Es decir, rematando la jugada.  

    Inchauste cree – y tiene razón –  que “el fútbol es uno de los pocos terrenos de democracia global desde sus inicios, a pesar de la fuerte y exagerada mercantilización de este deporte”. Cita a Albert Camus (“Todo lo que aprendí sobre la moral y las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol“)  y a Pelé (“Recuerden siempre que es sólo un juego“), y añade que “el fútbol es todavía uno de los terrenos más igualitarios del planeta” y “una de las expresiones culturales con el arrastre popular más significativo de la historia de la humanidad“.   

    El embajador cree que el orígen de esta decisión de la FIFA puede hallarse en el hecho de que “la mercantilización del fútbol ha llevado a un éxodo masivo de los jugadores de élite de los países sudamericanos a Europa. Cada año en promedio unos 600 jugadores de Sudamérica militan en las ligas europeas“.  Pero el sistema de eliminatorias actual, aprobado por la propia FIFA, hace que “cada jugador de selecciones nacionales, la mayor parte profesional en Europa, debe jugar 18 partidos en el espacio de un año y medio en Sudamérica, sin contar los partidos de liga europea, que suman unos 60 al año, excluyendo participaciones en la Liga de Campeones o en la Copa UEFA“.  El resultado es que “las horas de vuelo ida y vuelta y  las semanas de preparación se suman, en desmedro del jugador y obviamente también de los clubes“. “Más que la altura“, añade, “hace décadas que está comprobado que lo que hace realmente daño a los jugadores son los calendarios de competición cada vez más seguidos (tres partidos por semana como mínimo contra dos en promedio hace unas dos décadas), sin contar los torneos de exhibición“. Cree Inchauste que ésto explica “el hecho de que a los treinta años los jugadores son casi ancianos para las canchas de hoy“, y recuerda a Dino Zoff, capitán de la selección italiana, campeón del mundo en España, en 1982, a sus 42 años. 

    La conclusión del embajador de Bolivia es la siguiente: “Los beneficios de los derechos de transmisión, venta de los derechos deportivos de los jugadores o entradas por taquilla o accesorios deportivos, quedan todos en Europa, creando una división internacional del trabajo en fútbol, en la que América del Sur exporta los jugadores, pierde valor y competitividad en sus ligas locales, y los clubes y federaciones europeas reciben los réditos“.  Es tal vez ahí“, concluye el embajador, “dónde debemos buscar la verdadera razón del veto: un simple gesto de protección de activos económicos de los clubes europeos que cuidan a sus jugadores sudamericanos, generadores de riqueza“.  Descarta la cuestión del riesgo de altura: “Desde la creación del primer club boliviano en 1896, el Oruro Real, a 3.600 m., y luego de dos Copas de América disputadas en Bolivia, dos campeonatos sudamericanos Sub-20, un sudamericano Sub-23, ochenta años de  ligas de primera división, 47 años de Copas Libertadoras y cuarenta años de eliminatorias sudamericanas en Bolivia, nunca se ha lamentado ningún incidente grave relacionado con la altura en nuestro país“. “Por la misma regla de tres“, dice, “debería vetarse el esquí en muchos lugares“… 

    El presidente Evo Morales habló hace unos días, en Zurich,  con el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Parece que se reconsidera la medida. El presidente del fútbol boliviano, Carlos Chávez, ha declarado que recibió una “comunicación oficial” de la FIFA informando de que la selección de su país podrá utilizar el estadio Hernando Siles de La Paz en la eliminatoria sudamericana para el Mundial de Sudáfrica 2010. Vamos a seguir de cerca este asunto.

    Categorias: General, Mundo | Sin Comentarios »

    Comentarios

    Security Code: