Notas de Bruselas

Presentación

Raimon Obiols publica en este blog sus comentarios sobre la actualidad.

Twitter

App para iPhone


Raimon Obiols NdB

Etiquetas

Traductor

Últimas noticias

Blogs y enlaces

  • RSS
  • Atom
  • « | Inicio | »

    La fabulosa “ânerie”

    Publicado por Raimon Obiols | 24 Julio, 2008


    Imprimir Imprimir

    Uno de los dirigentes de Convergencia ha criticado al Presidente de la Generalitat por el catalán que habla, y lo ha hecho expresándose, en la radio, en un catalán lamentablemente lamentable (valga la redundancia). He aquí la transcripción de sus palabras: ¿”la verdad es que he estado en la primera intervención [de Montilla] y lamento decirlo, pero me he puesto un poco de mal humor al constatar una vez más como el presidente de mi país destroza nuestra lengua, no?, porque es que ni leyendo puede tener una mínima dicción y pronunciación correcta y creo que eso es uno de los temas lamentables“. Como podéis constatar, la manera de expresarse de este señor no es precisamente un ejemplo de corrección (es el mínimo que se puede decir) y de hecho contiene, en el fragmento transcrito, algunas evidentes y clamorosas incorrecciones. ¿De dónde viene, pues, este farisaico afán de perfeccionismo aplicado a los otros?

    La única respuesta que se me ocurre es que este señor, que ha imitado unas declaraciones radiofònicas de contenido parecido de una ex primera dama, debe pensar que, en la brega política casi todo se vale igual. Pero no al precio de hacer el ridículo, querido amigo. No al precio de caerse en aquello que Montaigne señaló como la causa de buena parte de los daños del mundo: el ânerie; palabra que ahora no sé traducir al catalán (rucada no tiene los mismos matices) pero que, como es evidente, proviene de asno.

    El presidente Tarradellas era un buen lector de Montaigne y quizás por eso le horrorizaba hacer el ridículo. ¿Sería pedir demasiado al señor dirigente de CDC que, aprovechando las vacaciones, eche un vistazo a los Ensayos? Es un ruego que hago extensivo a la ex primera dama, autora de aquella frase gloriosa, cuyo eco transita todavía para las olas hertzianas de Cataluña: “Me molesta mucho que el presidente de la Generalitat sea un andaluz con nombre castellano”.

    P.S. – Siguiendo con su catalán, tan correcto, el señor dirigente de CDC dijo decir la siguiente rucada provinciana (aquí vale el término con todos sus matices): “No pasa en ningún sitio del mundo que el presidente de un país no sepa hablar la lengua propia con propiedad”. Es de mala educación señalar con el dedo, pero el día que quieran podemos hacer una larga lista de presidentes de muchos países (el nuestro incluido) que se cayeron o se caen en esta triste limitación. Me permitiré, si me excusan, una única indiscreción: ¿no conoce el señor dirigente de Convergencia el término bushism (que podríamos traducir por bushismo), tan popular en los EE.UU., donde se han publicado incluso diversos libros con antologías de las pifias lingüísticas, las expresiones mal planteadas y las inconsistencias sintácticas y lógicas del presidente del país más potente del planeta? Aquí tenéis, en la red, una página de los “Bushismos completos“, actualizado permanentemente por Jacob Weisberg (uno de los últimos: “The German asparagus are fabulous.”-Meseberg, Alemania, 11 de junio de 2008). Los dirigentes de Convergencia son fabulosos.

    Categorias: General, Política catalana, Semblanzas | Sin Comentarios »

    Comentarios

    Security Code: