Notas de Bruselas

Presentación

Raimon Obiols publica en este blog sus comentarios sobre la actualidad.

Twitter

App para iPhone


Raimon Obiols NdB

Etiquetas

Traductor

Últimas noticias

Blogs y enlaces

  • RSS
  • Atom
  • « | Inicio | »

    Congreso del PSC (3): federar, también internacionalmente

    Publicado por Raimon Obiols | 12 Julio, 2008


    Imprimir Imprimir

    El resurgimiento del socialismo será europeo e internacionalista. Los partidos que busquen un nuevo impulso sólo en el ámbito de su propio espacio nacional o estatal irán haciendo la “viu-viu”, en el mejor de los casos; en lo peor entrarán en una situación de crisis y declive (cómo es ya por desgracia el caso en algunas formaciones de la izquierda y centroizquierda en Europa). Buscar salidas aisladamente, en un periodo histórico de globalización e interdependencias aceleradas, es un reflejo autodestructivo.

    El reto, entonces, es imaginar las nuevas formas de europeísmo e internacionalismo de las izquierdas, y trabajar para hacer una realidad operativa. Es un reto que, a nivel global y hasta a escala europea, a pesar de una larga tradición de internacionalismo de las izquierdas, tiene en muy buena medida un carácter inédito. Tenemos que imaginar, inventar, experimentar, al precio probable de algunas frustraciones, pero con empuje y tenacidad.

    El PSC tiene, en este ámbito, alguna ventaja. El hecho de no ser un partido estatal sino nacional (y nacional de un país abierto, de marca, de mestizaje) facilita una actitud de apertura, de disponibilidad a entender a los otros, a trabajar con los otros. Nuestras señas de identidad federalistas y nuestra práctica histórica federadora son testigo. Ser un partido socialista de un país maltratado por la historia produce también reacciones de resiliencia: hemos tenido que espabilarnos más que otros que partían de situaciones más cómodas, de mayor poder constituido (alguien ha dicho que una definición del “poder” podría ser “no necesitar aprender”; nosotros hemos tenido y seguiremos teniendo esta necesidad de aprender: no somos aves de corral de granja sino “gratapallers”). En el terreno europeo e internacional, por ejemplo, eso se concreta en el hecho de que en general sabemos bastante más sobre nuestros vecinos (y sobre sus partidos) de los qué éstos saben de nosotros.

    Eso no lo tendríamos que ver como un privilegio comparativo sino como una ventana de posibilidades y de responsabilidad. El PSC puede ser, en el socialismo europeo, un vector de dinamismo, un instrumento federador.

    El carácter en buena medida inédito de los nuevos retos europeos e internacionales no tendría que hacernos perder de vista la experiencia histórica, de la que podemos aprender algunas cosas. Yo creo que aquello del pasado que nos puede ilustrar más no son tanto los intentos y experiencias internacionalistas del movimiento obrero y socialista (la historia de las Internacionales) sino, paradójicamente, los procesos nacionales y democráticos producidos en distintos países europeos desde finales del siglo XVIII y a lo largo del XIX (por ejemplo en Alemania o en Italia). Hay, en efecto, en estos procesos, bastantes elementos que evocan las características, los dilemas y las posibilidades del mundo de la globalización acelerada.

    Para empezar, hay un hecho básico coincidente: el cambio de escala. La expansión de los mercados, de la economía, entra en contradicción con el ámbito de la política, con el “arcaísmo” o la inadecuación creciente de las instituciones. Las ciudades-estado o las instituciones heredadas de un pasado feudal, autocrático o teocrático entran en crisis “funcional” ante la constitución de los nuevos mercados nacionales, de una manera que evoca la crisis de los actuales estados-nación ante la globalización. Pero hay otros elementos que sino de coincidencia, sí de posible paralelismo: 1/procesos de agregación de realidades dispersas y diferenciadas, en función de las nuevas realidades y proyectos (en Italia, por ejemplo, la gente de las distintas regiones era extremadamente diversa y se entendía difícilmente, incluso lingüísticamente; Cavour hablaba el italiano con muchas dificultades); 2/la desconexión entre la política y los pueblos era un reto fundamental a superar; 3/ un reto, derivado del anterior, era la necesidad de construir unas nuevas narrativas populares, nuevos imaginarios, nuevos “mitos”; 4/ los procesos democráticos, nacionales y progresistas se verificaban con avances y retrocesos, victoria y descalabros, en un marco general de creación de nueva riqueza, de crisis económica-sociales cíclicas, de incremento de las desigualdades; etc. Podríamos seguir, pero es importante remarcar que está en este telón de fondo en que se construyeron nuestros instrumentos: los sindicatos, el movimiento asociativo y cooperativo, los partidos de masas, la prensa (desarrollando una función “organizadora” que ahora pasará por el activismo en la red), etc.

    Ahora, en una nueva época, quizás este referente nos puede ayudar, si no a establecer la ruta de procesos futuros e inéditos, sí a situarnos históricamente, con el fin de comprender el alcance del trabajo a hacer, que tiene unos grandes objetivos estratégicos que evocan los de los movimientos nacionales, democráticos y socialistas de la Europa del XIX: 1/ el establecimiento de unos instrumentos teóricos y estratégicos, de una narrativa, de un imaginario y de unos programas; 2/ la construcción de nuevas formas de comunicación y de organización; 3/ la generación de proyectos, movilizaciones y movimientos sociales y políticos.

    Todo eso, naturalmente, constituye sólo el marco general de nuestra agenda internacional, en los próximos años y décadas, en Europa y más allá, en el mundo de la globalización acelerada y de las interdependencias crecientes. Pero puede servir para “situarnos” en términos históricos. El resto (aquello que tenemos delante) es en muy buena medida inédito. Está en estos territorios nuevos que, con imaginación y empuje, tenemos que situar nuestra acción.

    Categorias: General, Política catalana, Semblanzas, Socialismo | Sin Comentarios »

    Comentarios

    Security Code: