Notas de Bruselas

Presentación

Raimon Obiols publica en este blog sus comentarios sobre la actualidad.

Twitter

App para iPhone


Raimon Obiols NdB

Etiquetas

Traductor

Últimas noticias

Blogs y enlaces

  • RSS
  • Atom
  • « | Inicio | »

    Activismo

    Publicado por Raimon Obiols | 27 Noviembre, 2007


    Imprimir Imprimir

    Si miramos la condición presente del mundo no nos resulta posible ignorar su insoportable carga de desigualdades, miserias, injusticias, violencias y crueldades: las vemos cada día en la televisión, en una indigestible mezcla de entretenimiento y de horror.

    Solo una minoría del género humano vive en condiciones aceptables de prosperidad, libertad y seguridad. En esta situación, una actitud favorable al activismo público, a la participación activa en los movimientos y partidos políticos progresistas, ni tan solo precisaría de principios positivos racionalmente fundamentados. Sólo con el rechazo habría bastante. En el extremo, ni siquiera habría que creer en el progreso para fundamentar una acción individual y colectiva en un sentido de izquierda: sólo haría falta una actitud de decente resistencia ciudadana, contra la entropía moral de nuestra sociedad de consumo y espectáculo, contra el cinismo de los poderosos y la indiferencia de los privilegiados.

    Pero el “digamos no”, el activismo de la denuncia y de la protesta no es una respuesta suficiente. Puede llegar incluso a constituir, en el peor de los casos, una coartada para los adversarios. Cuando en Barcelona se produjeron las mayores manifestaciones de su historia (contra la guerra en Irak), el padre del presidente Bush hizo unas declaraciones diciendo que “unas manifestaciones en Barcelona no determinarán la política de los Estados Unidos”. Poco después, Bush hijo comentó en Londres las manifestaciones contra la guerra en aquella ciudad diciendo: “Es por eso justamente que combatimos: para que en Bagdad todo el mundo pueda manifestarse en libertad”. Estas dos declaraciones nos tendrían que hacer pensar sobre los límites del activismo de protesta y la necesidad de la intervención política para cambiar las cosas. Sin un cambio de gobierno en España el 14 de marzo de 2004 no se habría producido la retirada de las tropas del Irak, a pesar de las multitudinarias manifestaciones. Y sin las manifestaciones, es posible que el nuevo gobierno no se hubiera decidido para ordenar aquella retirada inmediata. Ambas cosas, pues, eran necesarias y estaban relacionadas.

    Eso no significa que esta relación entre los movimientos y la “política realmente existente” sea una cosa fácil. Pero no cambiaremos las cosas si no asumimos la necesidad de superar las simplificaciones y los exclusivismos. Se equivocan los que, desde el activismo de base, ven en toda implicación en la política de los partidos un elemento de dimisión o renuncia. Se equivocan también los de signo contrario, a los que ven en el activismo de base una inútil expresión del radicalismo anti-sistema. Alain Touraine tiene razón cuando señala que la crisis actual de la izquierda (especialmente en Francia!) se caracteriza por la coincidencia de dos fenómenos: el retorno de una demanda de política, que expresan los nuevos movimientos, y la falta de estructuras de diálogo y acojida por parte de una izquierda política enclaustrada en viejas fórmulas. Un replanteamiento de las relaciones entre el activismo de los movimientos y la práctica de los partidos de izquierda tendría que ser una de las prioridades del nuevo socialismo. Eso implica la necesidad de “debates de frontera”, sobre la base de la autonomía y el respeto mutuos, con el fin de razonar juntos y no quedar enjaulados, los unos y los otros, en apriorismos rígidos y eventualmente pueriles. Los terrenos de frontera son siempre los más fecundos. Está en ellos donde surgen las cosas nuevas.

    Categorias: General, Socialismo | Sin Comentarios »

    Comentarios

    Security Code: